IMG_20180504_194326.jpg

PORQUÉ APRENDER UNA LENGUA

En las pasadas Jornadas didácticas de la Asociación de profesores de español de Castilla y León, tuve la oportunidad de asistir a una interesante mesa redonda de estudiantes de idiomas. Todos los años los estudiantes tienen la oportunidad de expresarse públicamente, este año con la particularidad de estar agrupados por pares de lengua, nativo y estudiante, en seis lenguas. Lo más interesante del debate ha sido escuchar los motivos para estudiar una lengua extranjera. Allí han aparecido el flechazo por una lengua y una cultura como la francesa que han cambiado la vida de una persona, hasta hacer que su sueño sea vivir en Francia. O la lengua como pasar de un antídoto contra la soledad de vivir en un país extranjero a ser un refugio donde disfrutar del aprendizaje y descubrir la forma de ser de portugueses y brasileños. La estudiante de alemán nos contó cómo cuando ella empezaba era el momento álgido de la crisis económica y muchos licenciados se lanzaron a aprender una herramienta para poder acceder al mercado laboral de Alemania llenando las aulas de la escuela oficial de idiomas, pero pasados los años la fiebre ha pasado y ahora apenas son un pequeño grupo los que continúan el aprendizaje en un nivel superior. Algo parecido nos contó el estudiante de chino, un amante del saber que se lo tomó como un reto personal y descubrió muchas más cosas que apenas pudo exponer en tan poco tiempo. En el caso del italiano el estudiante poliglota nos contó de la belleza que encontraba al hablar y sobre todo escuchar hablar el italiano en una plaza al sol del mediodía, una belleza similar a escuchar la música.

Los estudiantes extranjeros también hablaron del placer y dificultad, a partes iguales, de aprender español principalmente cuando se alcanza un nivel avanzado, cuando disfrutas de los matices, de expresar conceptos y situaciones……¡Y todo ello en versión original!

SEGUIR EN CONTACTO

Resulta muy gratificante seguir en contacto con nuestros alumnos y alumnas después de haber finalizado su curso y estancia con nosotros. Nos encanta recibir sus tarjetas postales y leer las cartas que nos envían contándonos cómo siguen sus vidas y, sobre todo, que recuerdan con cariño las semanas que pasaron entre nosotros aprendiendo y practicando su español. En ocasiones nos envían sugerencias de lecturas en español que les han encantado o referencias de temas que tratamos y que nos hacen llegar y que nos sirven para actualizar las clases para nuevos estudiantes.
Las nuevas tecnologías nos ayudan mucho para mantener el contacto. Hay estudiantes que nos mandan correos electrónicos y whatsapps para enviarnos fotos y contarnos lo que hacen o para enviarnos la foto de una tortilla de patata con la que han impresionado a sus amistades, o el video de un nuevo nieto, los lugares que vistan….
Con alguno mantenemos conversaciones por skype para intercambiar conversación y charlar sobre mil temas que van surgiendo: política, economía, gastronomía, viajes… el tiempo va pasando sin darnos cuenta.
Es inevitable que de vez en cuando recibamos sus dudas sobre la lengua española que les enamora y en ocasiones les desespera, a medida que van profundizando en su conocimiento y van aumentando sus dudas sobre usos gramaticales, expresiones a las que no encuentran explicación o formas de hablar que les resultan imposibles de entender y comprender.
En resumen, un sinfín de ocasiones y oportunidades de mantener el contacto con personas que en cierta manera forman parte de nuestra familia y con las que nos encanta mantener el contacto.

APRENDIENDO LENGUA E HISTORIA

Frédéric es profesor de biología en un Liceo de Educación Secundaria en París. Desde hace un par de años nos visita en sus vacaciones de invierno para poder practicar y mejorar su español, especialmente a nivel de conversación ya que no dispone de muchas oportunidades de hablarlo durante el año. Es también una persona interesada en nuestra historia y siempre elige un período de la historia española como centro temático de su curso intensivo. Si el año pasado nos centramos en el fin de la época romana y el reino visigodo, este año ha elegido el inicio de edad moderna. Durante una semana hemos reflexionado sobre la monarquía de los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II y la creación del Imperio español. Hemos realizado lecturas y conversado mucho mientras corregimos errores, aprendemos vocabulario y expresiones. El alumno ha conocido el punto de vista de la historiografía española, y ha tenido la ocasión de explicar al profesor el enfoque de los historiadores franceses sobre la política internacional de los siglos XV y XVI. Alumno y profesor hemos conocido nuevos puntos de vista, cada país tiene los suyos propios sobre los mismos acontecimientos históricos.

Y si además tenemos la oportunidad de conocer algunos de los lugares donde vivieron los protagonistas y tuvieron lugar los acontecimientos que marcaron la época, la experiencia es mucho más que un curso de español…..



IMG_20171207_185413

UN ESTUDIANTE ENCANTADOR

Hemos recibido a un estudiante que está cursando la Licenciatura de History and Spanish en la Oxford University. Ben estaba interesado en realizar un curso sobre la literatura española durante el franquismo. La limitación de tiempo sólo nos ha permitido trabajar en el comentario de algunos textos de La Colmena, Tiempo de Silencio e Historia de una escalera. Como contrapunto, lo hemos comparado con un texto de Atlas de Geografía Humana, de Almudena Grandes, para ver las diferencias con la literatura escrita tras la transición política.
Nos ha contado que estudia español porque está enamorado de nuestra cultura y le gustaría algún día vivir en nuestro país. Además quiere combinarlo con su otra pasión: el Derecho. Piensa que estas dos ramas le permitirán desarrollar un perfil profesional singular y diferenciado. En estos tiempos en que el aprendizaje de otras lenguas está muy poco valorado entre los universitarios anglosajones que piensan que su lengua materna es suficiente para entender y comprender nuestro mundo, no deja de sorprendernos que este joven de diecinueve años tenga las cosas tan claras para seguir conociendo nuestra lengua y cultura con tantas ganas.
Con estos mimbres se tejen los hispanistas del siglo XXI.
Anuncios