BLOG

CADA CURSO ES DIFERENTE

Comenzamos el nuevo año pensando y preparando nuevos cursos. Como otros años por estas fechas ya estamos organizando nuevos contenidos y formatos, nuevas ideas para poner en práctica y no repetir lo hecho hasta ahora. Este es uno de los principales alicientes tanto para los alumnos como para el profe. Las personas que vuelven buscan nuevas experiencias y saben que en casa del profe pueden pensar cada vez en un nuevo curso, personalizado, a su medida, participando en su elaboración con propuestas, correcciones sugerencias….

En estos momentos estamos preparando el curso de una alumna austriaca de nivel intermedio, interesada en aprender español trabajando sobre “Los Austrias en Castilla en la época del Renacimiento”. Ya estamos seleccionando lecturas para analizar y comentar; lugares cercanos para visitar como Tordesillas (donde se firmó el tratado que repartió las áreas de influencia mundiales de las potencias de la época) o Medina del Campo (uno de los grandes mercados internacionales en el siglo XVI); preparando expresiones coloquiales que aún se utilizan (poner una pica en Flandes, esto vale un Potosí…). Todo pensado para practicar la lengua y aprender nuestra historia y cultura durante sus estancia entre nosotros.

Cada persona es diferente en su ritmo de aprendizaje. Preguntar, escuchar y atender sus necesidades e intereses es un ejercicio fascinante con resultados siempre sorprendentes. Para el profesor preparar cada curso supone un nuevo desafío pensando en sus necesidades, sus intereses, para seguir alimentado sus motivaciones, para seguir aprendiendo y disfrutando del español.

Escucharle decir, al terminar su estancia, que el curso ha cumplido todas sus expectativas es la mejor recompensa al tiempo y trabajo invertido en la preparación. Es una sensación muy gratificante que motiva a seguir trabajando con pasión.

Mapa de Juan de la Cosa

APRENDIENDO LENGUA E HISTORIA

Frédéric es profesor de biología en un Liceo de Educación Secundaria en París. Desde hace un par de años nos visita en sus vacaciones de invierno para poder practicar y mejorar su español, especialmente a nivel de conversación ya que no dispone de muchas oportunidades de hablarlo durante el año. Es una persona interesada en nuestra pasado y siempre elige un período de la historia española como tema central de su curso de español. Si el año pasado nos centramos en el fin de la época romana y el reino visigodo, este año ha elegido el inicio de Edad Moderna en Castilla. Durante una semana hemos reflexionado sobre la monarquía de los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II y la creación del Imperio español. Hemos realizado lecturas y conversado mucho mientras corregimos errores, aprendemos vocabulario y expresiones. Frédéric ha conocido la historiografía española, y ha tenido la ocasión de explicar al profesor el enfoque de los historiadores franceses sobre la política internacional de los siglos XV y XVI. Alumno y profesor hemos conocido nuevos puntos de vista de este tiempo en que se descubrió la globalización ya que cada país tiene sus propios puntos de vista sobre estos acontecimientos históricos.

Durante el Curso hemos tenido la oportunidad conocer Tordesillas, uno de los lugares donde se firmó el Tratado donde Castilla y Portugal, las superpotencias de la época, se repartieron el mundo en dos grandes zonas de influencia y colonización, o visitar el Real Monasterio de Santa Clara donde el emperador  Carlos I encerró a su madre Juana «la loca» para hacerse con el poder. Visitar  lugares donde vivieron los protagonistas y tuvieron lugar los acontecimientos que marcaron la época enriquece la experiencia de este curso de español.

MANTENERNOS EN CONTACTO

Estas navidades hemos contactado con muchos de nuestros estudiantes, hemos recibido felicitaciones navideñas y tarjetas postales donde nos cuentan cómo siguen sus vidas y sus planes para este año que comienza. Resulta muy gratificante mantener comunicación con alumnos y alumnas que tras haber finalizado su curso en casa del profe recuerdan con cariño su estancia entre nosotros. Disfrutamos leyendo sus cartas y mensajes en las que nos hablan de su vida ahora, de sus proyectos y del buen recuerdo de su experiencia viviendo una semana con una familia española mientras aprendían y mejoraban su español.

También conectamos por videollamada y podemos charlar un rato mientras nos vemos en directo y hacemos planes para volver a encontrarnos en el futuro en un nuevo curso o en una visita nuestra a su ciudad para poder conocer a su familia. En ocasiones nos envían sugerencias de lecturas en español que les han encantado o de temas que nos sirven para preparar clases para otros alumnos. Hay estudiantes que nos mandan correos electrónicos y whatsapps con fotos y nos cuentan lo que hacen o un vídeo de una tortilla de patata con la que han impresionado a sus amistades, un nuevo nieto, los lugares que visitan…. Con alguno mantenemos conversaciones online para charlar sobre temas de actualidad, política, economía, gastronomía, viajes. Es muy motivador recibir sus dudas sobre la lengua española a medida que van profundizando sobre usos gramaticales, expresiones coloquiales a las que no encuentran explicación o formas de hablar que les resultan imposibles de entender y comprender. El español es una lengua que enamora y en ocasiones desespera.

En resumen, un sinfín de ocasiones y oportunidades de mantener el contacto con personas que en cierta manera forman parte de nuestra familia y con las que nos encanta mantener el contacto.

Un montón de actividades para después de las clases tú a tú

UN JUBILADO QUE APRENDE ESPAÑOL

Philippe es un jubilado que durante su curso ha desarrollado un intenso programa de actividades. En Nevers, la ciudad donde vive en Francia, asiste todas las semanas a clases de español desde hace algunos años en l’Université du Temps Libre y ha decidido pasar unos días de vacaciones con nosotros para practicar su español en un entorno de inmersión, viviendo como un miembro más de nuestra familia.
Las  clases individuales del curso de español se han centrado en repasar verbos irregulares, practicar los tiempos de pasado y ampliar vocabulario habitual en la vida cotidiana. Tras finalizar unas clases tan intensas, hemos tenido tiempo de realizar un montón de actividades que han permitido a Philippe vivir en un ambiente real entre personas españolas. Almorzar en la bodega de unos amigos comiendo unos huevos fritos con jamón y chorizo mientras se conversa sobre la vendimia, los animales, la caza y la naturaleza en general es una experiencia única para un estudiante de español. Visitar Becerril de Campos, uno de los pueblos más bonitos de España, y conocer el San Pedro Cultural, un espacio cultural dedicado a la astronomía,  para ver cómo funciona un Péndulo de Foucault es una experiencia única cuando tienes un guía solo para ti, en una visita privada. Compartir tiempo con tu profesor es la mejor manera de poder mejorar el español hablado rápidamente. Pasear juntos por la naturaleza, hacer rutas en bicicleta por el Canal de Castilla, visitar exposiciones de fotografía o tomar unas tapas acompañado de un buen vino de Ribera del Duero son momentos donde se unen el aprendizaje y el ocio.

En resumen, ha sido una semana con muchos momentos inolvidables para el alumno y también para el profesor.

Curso en verano lleno de actividades al aire libre

UN JOVEN CON MUCHAS GANAS

Ya teníamos ganas de recibir a un estudiante tras un paréntesis de casi dos años…

Arno también tenía muchas ganas de visitarnos, su hermano le contó su experiencia en la casa del profe hace ya tres años y quería venir a practicar y mejorar su español entre nosotros. Lleva solo dos años estudiando español y nos ha sorprendido su buen nivel teniendo en cuenta que no va a clases ni lo estudia en el colegio. El español que ha aprendido lo ha hecho con la ayuda de una joven española que le da media hora de clase a la semana por internet. Su juventud y su voluntad han hecho el resto para conseguir un nivel intermedio de español que le ha permitido vivir su estancia de inmersión con mucha intensidad y con un buen resultado para su aprendizaje. Nos ha confesado que le encanta el sonido de nuestra lengua, la musicalidad del español.

Nuestra experiencia con él también ha sido muy satisfactoria, hemos pasado muy buenos momentos en familia compartiendo tiempo de juegos de cartas y de mesa en casa o viendo la serie de Señoras del hampa en televisión. Como la comida española le gusta mucho también hemos disfrutado de platos como la tortilla española o el gazpacho. Para combatir el calor del verano nos hemos bañado mucho en la piscina al lado de casa, hemos disfrutado tirándonos por los toboganes de un parque acuático o navegando en canoa por el río.

Su interés por la historia nos ha hecho disfrutar de paseos por la ciudad para conocer el centro histórico, la plaza mayor o la catedral y descubrir los sitios y lugares que tuvieron un papel destacado durante la guerra civil española en Palencia, en concreto el 18 de julio de 1936, fecha de la sublevación militar que dio comienzo al conflicto.

En fin, hemos pasado una intensa semana en la que además de aprender hemos convivido en español, nos hemos conocido mejor y nos hemos divertido muchísimo.

Arno, no te vamos a olvidar.